La grasa abdominal podría indicar señales tempranas de problemas cardíacos para los mexicoamericanos

Por American Heart Association News

boonsom/iStock, Getty Images
(boonsom/iStock, Getty Images)

Read in English

En personas de ascendencia mexicana, tener demasiada grasa abdominal pronostica que se está acumulando placa en las arterias, lo llamado arteriosclerosis, un indicador temprano de enfermedades del corazón. Sin embargo, nuevas investigaciones muestran que esto únicamente le corresponde a los nacidos Estados Unidos.

"Desde una perspectiva clínica, se sugiere que quizás nos deberíamos enfocar en los hispanos de segunda generación, o generaciones posteriores, por medio de iniciativas de salud pública que mejoren sus riesgos cardiometabólicos", dijo la autora principal del estudio, la Dra. Susan T. Laing, profesora de medicina de la Escuela de Medicina McGovern del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston.

En la investigación publicada el jueves en el Journal of the American Heart Association, los investigadores utilizaron estudios de ultrasonido para medir el grosor de las arterias carótidas de 527 personas de ascendencia mexicana radicados en Brownsville, Texas, ciudad cerca de la frontera de Estados Unidos con México. También utilizaron un escán DXA, radiografía de alta precisión, para medir el tejido adiposo visceral, o sea, la grasa que se acumula en las partes más profundas del abdomen.

La grasa visceral se relaciona con la arteriosclerosis y otras enfermedades cardíacas, pero gran parte de la investigación relacionada con esta se ha llevado a cabo en grupos de población no hispanos.

En este nuevo estudio con mexicoamericanos se mostró que las personas con la mayor cantidad de grasa visceral tuvieron el mayor engrosamiento en las arterias, pero que esta relación solo se dio realmente en los participantes nacidos en Estados Unidos.

En Estados Unidos, las enfermedades cardiovasculares son la causa principal de muerte en los adultos hispanos, aunque la mayoría de las investigaciones no distinguen entre la población hispana. En un asesor científico de 2014, la American Heart Association pidió intervenciones más adaptadas culturalmente para abordar los objetivos de salud del corazón para este grupo.

Laing señaló que lo encontrado sugiere que los mexicoamericanos han absorbido el estilo de vida estadounidense, el cual va lleno de alimentos poco saludables y altos en calorías, además de conductas sedentarias.

"En este grupo, encontramos que, por lo general, las segundas generaciones, o las posteriores, no sabían cocinar y dependen más de comida rápida, en comparación con sus padres, quienes tienen valores más tradicionales y comen muchos frijoles y vegetales", dijo. "Esta segunda generación, los mexicoamericanos, tiene menos conductas tradicionales las cuales son más saludables. Los mexicanos que se vinieron a radicar a Estados Unidos mantuvieron su alimentación tradicional, mientras que eso ha ido disminuyendo con cada generación posterior".

El Dr. Jorge Saucedo, cardiólogo de intervención, indicó que es necesario estudiar más acerca de lo sucede cuando la gente se viene a vivir a Estados Unidos.

"Creo que es justo decir que el ambiente y el estilo de vida de este país los está afectando", dijo Saucedo, profesor de medicina y jefe de la división de cardiología de Medical College of Wisconsin en Milwaukee.

"En México, si alguien tiene sobrepeso quizás también tenga algo de presión para hacer ejercicio, pero aquí no existe tanta presión social", dijo Saucedo, quien también es director médico de la línea de servicio cardíaco y vascular del sistema médico Froedtert. La gente se dedica más tiempo a trabajar y "se enfoca menos en llevar un estilo de vida saludable".

Las investigaciones de Laing mostraron que la relación entre la grasa visceral y la ateroesclerosis ocurrió sin que importara el índice de grasa corporal de la persona. Ese índice, llamado body mass index o BMI en inglés, es una medida estándar para el sobrepeso y la obesidad. Aunque muchas personas podrían conocer su BMI, es más difícil que sepan si tienen un exceso de grasa visceral, la cual podría no dar la apariencia de tener sobrepeso, dijo Laing.

"La grasa más peligrosa es la que se esconde", dijo. "Uno no sabe si la tiene o no. Podría tener un BMI normal pero también grasa visceral, y eso aumenta su riesgo metabólico".

Aunque no existe una manera fácil para que una persona promedio sepa cuánta grasa visceral tiene, medirse la cintura es una forma de calcular si es demasiada, dijo Laing. Entre más grande la circunferencia de la cintura, más será la cantidad de grasa visceral. "Aún así, esa medida es algo imprecisa", agregó. Igualmente, la cantidad de grasa visceral también aumenta con la edad y es mayor en hombres que en mujeres.

La manera de reducir o prevenir el aumento de grasa visceral es igual que las otras formas de prevenir el aumento de peso, dijo Laing. "La grasa visceral se acumula a través de la falta de actividad física y al llevar una mala alimentación".

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, for individuals, media outlets, and non-commercial education and awareness efforts to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to American Heart Association News.

Other uses, including educational products or services sold for profit, must comply with the American Heart Association’s Copyright Permission Guidelines. See full terms of use. These stories may not be used to promote or endorse a commercial product or service.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.