Cinco maneras fáciles de vigilar la salud cardíaca

Por Michael Merschel, American Heart Association News

Atit Phetmuangtong/EyeEm, Getty Images
(Atit Phetmuangtong/EyeEm, Getty Images)

Read in English

Mantenerse al tanto de unas cuantas medidas puede ser muy útil para vivir pendiente de su salud cardíaca.

Sin embargo, es necesario ponerles atención mucho antes de que su médico le mencione que son una preocupación urgente, dijo Nicole Spartano, profesora e investigadora asistente del departamento de endocrinología, diabetes, nutrición y control del peso de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Spartano compara esta actividad con tomar en cuenta los señalamientos en una carretera: ponerles atención en su momento sirve como advertencia para problemas que podrían aparecer en el camino después.

"El hecho de no haber llegado todavía al grado con el cual se da un diagnóstico, no significa que no sea necesario darle un buen seguimiento a las medidas fisiológicas que esté tomando en cuenta", señaló.

La presión arterial es particularmente crucial, dijo el Dr. Raymond R. Townsend, profesor de medicina del Hospital de la Universidad de Pensilvania.

"No hay nada más importante para vivir más tiempo, y con un corazón y un cerebro en buen estado, que atender la presión arterial elevada", dijo. "Debe conocer bien sus medidas de presión arterial ya que será imposible controlarla si no se la mide".

Un proveedor de atención médica puede decirle cuáles deben ser sus metas específicas. Por lo general, estas son algunas mediciones que es importante detectar y seguir.

Presión arterial

La presión arterial es la medición de la fuerza que ejerce la sangre al empujar sobre las paredes de los vasos sanguíneos. La definición de presión arterial normal que indican el Colegio Americano de Cardiología y la American Heart Association tiene una lectura de 120/80 mmHg. Las lecturas de presión sistólica de 130-139 (la cifra superior), o de presión diastólica (la cifra inferior) de 80-89 mmHg, se consideran como hipertensión de fase 1. Lecturas constantes de 140/90 mmHg o mayores se consideran como hipertensión de fase 2.

Townsend indicó que incluso durante la pandemia, es importante trabajar con un proveedor de atención médica para asegurar que se esté midiendo la presión acertadamente.

"Si tiene acceso a un medidor de presión arterial para uso en el hogar, nosotros dependemos de sus lecturas cotidianas para controlar bien su caso", añadió. Utilice un monitor validado (puede encontrar una lista en validateBP.org) y revíselo anualmente a la par de un aparato de nivel profesional en el consultorio de su médico o en una clínica.

"La clave es medirse la presión correctamente", dijo. "Hasta el monitor más validado indicará lecturas equivocadas si usted no se prepara para medirse la presión arterial o si no se coloca correctamente y no captura las lecturas adecuadamente".

Azúcar en la sangre

Conocida también como glucosa en la sangre, el azúcar en la sangre proviene de los alimentos que consume. En un análisis de azúcar en la sangre en ayunas las lecturas de 100 a 125 mg/dL se consideran como prediabetes. Eso significa que existe el riesgo de desarrollar diabetes de Tipo 2, la cual, a la larga, puede ocasionar enfermedades cardiovasculares y ataques cerebrales. Las lecturas repetidas de 126 o más se consideran diabetes.

Spartano dijo que es relativamente fácil monitorear el azúcar en la sangre en casa. "No diría que es necesario para todos, pero definitivamente es de interés para ciertas personas. Incluso existen glucómetros que se conectan a apps".

Colesterol

Un análisis de sangre mostrará distintos niveles de esta substancia cerosa similar a la grasa que existe en la sangre y que se vincula con las enfermedades cardiovasculares. Un médico puede usar esos resultados, junto con las demás mediciones, para darle una evaluación detallada acerca de sus riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares.

Existen pruebas de colesterol de uso en el hogar, pero Spartano no las recomienda.

Índice de masa corporal o circunferencia de la cintura

Estas son mediciones de la obesidad. Si conoce su altura y peso, puede utilizar un calculador en línea como el del National Heart, Lung, and Blood Institute. Asimismo, las investigaciones muestran que la medida de la proporción entre la cintura y las caderas podría ser un mejor indicador del riesgo de un ataque cardíaco que el índice de masa corporal, sobre todo en las mujeres.

Dormir

Los adultos necesitan dormir por lo menos siete horas cada noche, de acuerdo con la Academia Americana de Medicina del Sueño y la Sociedad de Investigación sobre el Sueño. Sin embargo, dormir demasiado puede ser igual de dañino que dormir muy poco.

Investigaciones recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades encontraron que dormir menos de seis o más de nueve horas por la noche se relacionó con una salud cardiovascular menos buena.

Spartano, cuyo trabajo incluye recopilar datos de monitores de acondicionamiento físico que se utilizan en el estudio cardíaco Framingham Heart Study, el cual se ha llevado a cabo durante un largo tiempo, dijo que no hay que complicar la tarea de mantenerse al tanto de sus cifras. Las apps pueden ayudar pero también funciona bien el método acostumbrado de anotarlas en un cuaderno diariamente.

El simple hecho de darles seguimiento puede ayudarlo a iniciar cambios saludables, agregó.

También enfatizó la importancia de un número más: 150. Ese es el mínimo de minutos semanales de ejercicio, de moderado a vigoroso, que se recomienda para los adultos. Sin embargo, no es indispensable comenzar a ese nivel.

"Quizás parezca inalcanzable, pero, en realidad, el beneficio más importante se dará al aumentar su nivel de actividad de muy poco a un poco más y eso puede darse con cualquier nivel de intensidad", dijo.

También es crucial comer de manera saludable, dijo Spartano, agregando que nadie debe sentirse frustrado si todos estos esfuerzos toman tiempo. "El hecho de no ver cambios en una de estas cifras no significa que no esté mejorando su salud de otras maneras".

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, for individuals, media outlets, and non-commercial education and awareness efforts to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to American Heart Association News.

Other uses, including educational products or services sold for profit, must comply with the American Heart Association’s Copyright Permission Guidelines. See full terms of use. These stories may not be used to promote or endorse a commercial product or service.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.