Después del cierre, comienza nuevamente con esta lista de quehaceres para la salud

Por American Heart Association News

PeopleImages/E+, Getty Images
(PeopleImages/E+, Getty Images)

Read in English

Ya se están relajando los cierres por COVID-19 en partes de Estados Unidos, pero ¿es seguro regresar al gimnasio? ¿O al doctor?

Y, cuando sí sea seguro, ¿qué debe programar en su agenda de salud?

Al volver a establecer prioridades para cuidarse, manténgase pendiente de las tasas de coronavirus en su zona además de su riesgo personal de contraer COVID-19 según su edad, sus condiciones médicas y lo que los expertos recomienden para su área y su cuidado personal.

Vuelva a programar procedimientos o estudios perdidos

Trabaje con su equipo de atención médica para volver a programar procedimientos o estudios de alta prioridad, si están disponibles.

En un informe reciente, 16 sociedades cardiovasculares norteamericanas emitieron instrucciones para profesionales médicos acerca de cómo reiniciar con seguridad los estudios diagnósticos y los procedimientos cardiovasculares invasivos, sobre todo en regiones con tasas de infección menores.

La pandemia ha desorganizado la atención cardiovascular, dijo el Dr. Robert Harrington, cardiólogo, director del departamento de medicina de la Universidad Stanford en California y coautor del mencionado informe en su cargo de presidente de la American Heart Association.

"Hemos visto una gran reducción en pacientes que buscan atención médica aguda para ataques cardíacos y cerebrales sospechados. También han disminuido los procedimientos electivos como pruebas de ejercicio, cateterización cardíaca y otros. Incluso escuchamos que hay personas cuyos síntomas han empeorado en casa, pero se sienten renuentes a buscar atención médica para problemas como control de la insuficiencia cardíaca".

Entre las inquietudes, el nuevo informe enfatiza la necesidad de que los proveedores de atención cardiovascular hagan prioridad de procedimientos o estudios que beneficien a la mayor cantidad de personas, además de equilibrar el riesgo de posponer aún más la atención para tomar en cuenta el riesgo de esparcir más la COVID-19.

"Las consultas telefónicas y por video siguen siendo el método preferido para dar atención a corto plazo en estos momentos en los que el distanciamiento social, las mascarillas y la buena higiene para la manos siguen siendo elementos críticos para prevenir y reducir los riesgos de infectarse", indicó Harrington. "Debe haber protocolos locales para todo esto en el ambiente clínico aparte de las medidas recomendadas por los departamentos de salud pública de cada localidad".

La American Cancer Society aborda cuestiones similares en cuanto a reiniciar estudios y exámenes para cáncer y exhorta a las personas a hablar con sus proveedores de atención médica acerca de su situación personal y si están teniendo síntomas. Estas son algunas de las consideraciones: equilibrar el riesgo de detectar el cáncer con el riesgo de contagiarse de COVID-19; lo complicado que sea el estudio de detección (las pruebas de detección del cáncer colorrectal en el hogar están disponibles); cómo activo es el coronavirus en la localidad y lo que recomienden los funcionarios de salud; y, las precauciones que cada centro médico tome para prevenir el esparcimiento de COVID-19.

Programe una consulta de seguimiento con su médico de atención primaria

Quienes no hayan obtenido atención médica de rutina pueden programar consultas para ponerse al corriente incluso por teléfono o video. Los proveedores de atención primaria querrán actualizarse acerca de la salud de sus pacientes durante la pandemia con temas como cambios de peso o alimentación, síntomas de depresión, problemas del sueño y COVID-19 u otras enfermedades. Querrán saber cómo ha funcionado el monitoreo de los padecimientos crónicos en el hogar.

Asimismo, los proveedores de atención primaria pueden ayudar a las personas a equilibrar la vulnerabilidad de su salud personal frente al nivel de infección de COVID-19, de acuerdo con las tendencias de su zona y con el fin de determinar cuándo hacer consultas en persona para atención de rutina como vacunas y chequeos dentales.

La mayoría de las personas no enfrentan peligros al regresar a los establecimientos de atención médica, dijo Mercedes Carnethon, epidemióloga y vicedirectora del departamento de medicina preventiva de la Universidad Northwestern en Chicago.

"Los servicios médicos han considerado prudentemente cómo reorganizar sus instalaciones para reducir la probabilidad de exposición. Para ese fin usan equipo de protección personal como mascarillas y guantes, se ha reducido la cantidad de pacientes en la sala de espera en un momento dado y llevan a cabo consultas remotas con los casos que se puedan atender por telemedicina. Por lo general, el personal administrativo del servicio médico también está dispuesto a contestar preguntas sobre seguridad de parte de los pacientes", agregó.

Cuide sus pulmones

Dado que COVID-19 es una enfermedad respiratoria, mantener sanos a los pulmones debe ocupar un lugar inicial en la lista.

Además, ya que fumar y vapear pueden ocasionan daños pulmonares evitables, agregó, "No comience a fumar (o vapear) en estos momentos o busque recursos de ayuda para dejar de hacerlo".

Haga un plan de atención médica para el futuro

Cualquier lista de quehaceres de salud puede incluir charlar con su familia acerca de las decisiones futuras que se tomarían en casos de enfermedades graves, eso con el objetivo de registrar sus deseos en directrices de atención médica dictadas por adelantado. La AARP y la AHA ofrecen recursos útiles en ese sentido.

Establezca prioridades de salud y deles seguimiento

"Siguen en pie los mismos principios de un estilo de vida saludable en estos momentos posteriores a COVID-19", dijo Carnethon. "Toda persona prevalecerá bien si se compromete a llevar un estilo de vida con sensatez en cuanto a qué comer, cuánto moverse y cuánto dormir". En particular, la actividad física puede promover el bienestar tanto físico como mental, dijo.

Harrington también aconseja que las personas tomen sus medicamentos según les hayan sido recetados y reduzcan el estrés por medio de yoga, meditación y otros métodos.

Quienes estén listos para aventurarse nuevamente a su centro de acondicionamiento físico deben evaluar si en su comunidad es bajo o alto el riesgo de transmisión de COVID-19, dicen los expertos. Evalúe las medidas de protección puestas por el gimnasio, como limitar el número de personas, la entrada solo con cita, el acceso limitado o sin vestuarios y la señalización sobre el distanciamiento físico.

Pero no importa cuáles sean tus planes para aventurarte, Harrington dijo, "sigue siendo importante el distanciamiento social, usar mascarilla al estar cerca de los demás y tener buenos hábitos de higiene para las manos".'

Nota del editor: Debido a los eventos en rápida evolución que rodean el coronavirus, los hechos y consejos presentados en esta historia pueden haber cambiado desde su publicación. Visite Heart.org para obtener la información más reciente y consulte con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los funcionarios de salud locales para obtener la orientación más reciente.

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to the American Heart Association News. See full terms of use.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.