Buscando formas de protegerse en contra del TEPT por la pandemia

Por American Heart Association News

damircudic/E+, Getty Images
(damircudi/E+, Getty Images)

Read in English

Ahora que muchos lugares comienzan a retomar la vida cotidiana después de la primera ola del coronavirus, otro tipo de enfermedad está a punto de seguir como secuela.

"Al pasar el tiempo tendremos muchos más problemas de salud mental", dijo la Dra. Rima Styra, psiquiatra de la Red de Salud Universitaria de la Universidad de Toronto y profesora asociada de psiquiatría de esa misma institución. "La gente incluso se referirá a la situación como pandemia de salud mental".

En los Estados Unidos los centros de crisis ya informan que se ven saturados con llamadas. El Well Being Trust, fundación enfocada en problemas de salud mental, prevé que la pandemia podría ocasionar 75 mil "muertes por desesperación" relacionada con suicidios o adicciones.

No todos tendrán un problema, dicen los expertos, y hay maneras para que todos apoyen a las personas bajo riesgo.

No obstante, el pasado nos ofrece una advertencia. Después de la pandemia de SARS (síndrome respiratorio agudo grave) de 2003, estudios realizados en Hong Kong encontraron que un 40% de los sobrevivientes tuvieron síntomas del trastorno por estrés postraumático (también conocido como TEPT).

Styra fue coautora de un estudio de 129 personas que se resguardaron en cuarentena debido al SARS en Toronto. Aproximadamente un 30% mostraron síntomas de estrés postraumático y depresión y hubo una relación de mayores síntomas entre más tiempo en cuarentena.

Yuval Neria, director del programa de TEPT del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York, dijo que estamos en territorio desconocido en términos de predecir los efectos de la pandemia de estos momentos.

"No creo que las consecuencias de salud mental se limiten únicamente al TEPT", dijo Neria, quien también es profesor del departamento de psiquiatría y epidemiología del Centro Médico de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. "De hecho, creo que debemos esperar otros problemas de salud mental como depresión, ansiedad, abuso de substancias y quizás hasta un aumento en los suicidios. Estos ya se están dando y percibiendo".

Las personas que "siguen trabajando mientras nosotros nos aislamos en casa" podrían tener un riesgo en particular. No obstante, agregó "que hay mucho que aprender de la situación. Desconocemos bastante y realmente necesitamos buenas investigaciones".

Por ejemplo, indicó que "a nivel mundial, aislarse durante mucho tiempo sin apoyo social es un elemento singular de esta pandemia". También está la oleada de duelo que seguirá después de los miles de fallecimientos.

Neria, veterano de combate cuyas experiencias propias con trauma dirigieron su decisión de investigar el tema, ha estudiado las formas en las que surge el TEPT después de guerras, desastres naturales y sucesos como el 11 de septiembre. La pandemia se parece a esos pero no es del todo similar.

"Por lo general los desastres tienen un límite de tiempo y espacio. Un desastre comienza y puede durar algo de tiempo, pero también tiene un final", dijo. "Creo que los virus tienen su propia manera de infligir adversidades en nosotros. La amenaza es ambigua. Está en todos lados y al mismo tiempo en ninguna parte. Es continua y puede durar mucho tiempo".

Sufrir solo de ansiedad no provoca TEPT. Ese trastorno se dispara con un trauma, una amenaza directa en contra de la vida como en el caso de un agravio, exposición a la guerra o ser atendido en una unidad de cuidados intensivos. Los síntomas pueden incluir recuerdos recurrentes, pesadillas y volverse hipervigilante o insensible emocionalmente.

Neria indicó que la crisis destaca la necesidad de mejorar todo el sistema dedicado a la salud mental. En particular, dijo, los médicos necesitan capacitarse mejor en cómo tratar las adicciones, la depresión, el TEPT y el duelo.

Y, aunque no toda persona que vive un trauma acaba teniendo TEPT, Neria agregó que en estos momentos las personas en riesgo son aquellas con altas posibilidades de exponerse al virus, "sobre todo los empleados en servicios médicos de primera línea, el personal de primera respuesta y los pacientes con COVID que vayan saliendo de respiradores artificiales y unidades de cuidados intensivos".

La Dra. Laura Hawryluck, autora principal del estudio de SARS de Toronto, entiende esas presiones demasiado bien. Al igual que Styra, ella atendió a pacientes durante el brote de SARS durante el cual fue necesario aislarlos como ahora.

"A nivel emocional, la idea de que alguien que esté desesperadamente enfermo no tenga el apoyo de sus seres queridos, incluso quizás hasta en los momentos finales de su vida, es muy duro para el equipo de atención médica".

COVID-19 ha ocasionado más muertes en menor tiempo. El personal médico también tiene que preocuparse por el equipo de protección personal y otros suministros vitales se les comienzan a terminar.

Encima de todo eso, indicó Styra, también los inquieta exponer a sus seres queridos al virus al cuando siguen lidiando con los elementos de la vida cotidiana, desde las compras del supermercado hasta encontrar quién les cuide a sus hijos. Esas cosas se han hecho más difíciles debido a la pandemia.

Styra dijo que cualquier persona con síntomas de crisis de salud mental, como altos niveles de ansiedad, sentirse lloroso, problemas de sueño, debe buscar ayuda. (El Departamento de Asuntos de Veteranos ofrece consejos relacionados con TEPT en ptsd.va.gov, al igual que la Alianza Nacional para las Enfermedades Mentales en nami.org). Los familiares también deben mantenerse al tanto de sus seres queridos, agregó, alentándolos a buscar ayuda si lo necesitan.

Hawryluck recomienda que los empleados de servicios médicos traten de mantenerse conscientes de sí mismos y cuenten con una red de apoyo. También los alienta a buscar ayuda si sienten que no pueden lidiar con su situación.

"Ha habido mucho apoyo para los empleados del ámbito médico. Se les llama héroes a quienes trabajan en las primeras filas y cosas así. Eso es distinto de cuando ocurrió SARS", comentó Hawryluck, profesora asociada de medicina de atención crítica de la Red de Salud Universitaria de la Universidad de Toronto.

"No estamos acostumbrados a ese apoyo tan increíble y significa mucho más de lo que jamás podamos expresar".

Nota del editor: Debido a los eventos en rápida evolución que rodean el coronavirus, los hechos y consejos presentados en esta historia pueden haber cambiado desde su publicación. Visite Heart.org para obtener la información más reciente y consulte con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los funcionarios de salud locales para obtener la orientación más reciente.

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to the American Heart Association News. See full terms of use.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.