Qué saber sobre la RCP del transeúnte y el riesgo de coronavirus

Por American Heart Association News

Kittisak Jirasittichai/EyeEm, Getty Images
(Kittisak Jirasittichai/EyeEm, Getty Images)

Read in English

La pandemia COVID-19 no ha cambiado el hecho de que los transeúntes juegan un papel crucial para mejorar las tasas de supervivencia de un paro cardíaco.

Sin embargo, y de acuerdo con directrices provisionales emitidas por la American Heart Association, dar RCP para salvar potencialmente una vida durante la crisis del coronavirus pide que se tomen en cuenta factores adicionales.

"Los antecedentes no muestran que los rescatadores que den RCP solo con las manos enfrenten un riesgo significativamente alto, pero, en pacientes con COVID-19, dar compresiones de pecho sí tiene el potencial de esparcir el virus", dijo la Dra. Dana Edelson, directora médica ejecutiva para atención de rescate de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chicago.

En los casos de paro cardíaco en el hogar, cualquier persona en la casa podría ser la de menor riesgo para dar RCP debido a que es muy probable que ya se haya expuesto a COVID-19 si el paciente lo tiene, dijo Edelson, autora principal de las pautas publicadas el pasado abril en el boletín Circulation.

"En ese caso, comenzar RCP no conlleva muchos puntos negativos comparados con los muchos factores positivos relacionados con la probabilidad de supervivencia del paciente", indicó.

Aproximadamente un 70% de los paros cardíacos que ocurren fuera de un hospital suceden en el hogar o en un entorno residencial, y, con las órdenes de resguardo en casa aún en vigor en la mayoría del país, "es difícil imaginar que ese porcentaje no esté aumentando", dijo Edelson. "Las personas más probables para servir de rescatadores son los demás miembros del hogar".

Comenzar RCP de inmediato en lugar de esperar a que llegue el personal médico hace una gran diferencia. La RCP de parte de una persona presente puede casi duplicar las probabilidades de que alguien sobreviva un paro cardíaco, en un 7% a 14%.

Las presiones que sufren los sistemas de respuesta de emergencia en ciertas zonas pueden retrasar la puntualidad del personal de rescate, lo cual enfatiza la necesidad de que otra persona presente esté lista para actuar, señaló Edelson.

"Cada minuto de retraso se relaciona con una menor probabilidad de sobrevivir", dijo.

"Utilice el tiempo de resguardo en casa para repasar brevemente en línea lo que sabe acerca de la RCP usando solo las manos. Es muy probable que la vida que salve sería uno de sus seres queridos".

Para paros cardíacos en lugares públicos como supermercados, farmacias o empleos de trabajadores esenciales, las pautas actuales dicen que los transeúntes deben dar por lo menos RCP usando solo las manos. Existe la opción de que el rescatador o la víctima use una mascarilla o se cubra la boca y la nariz con una tela con el fin de reducir el riesgo de transmitir el virus, aunque no hay estadísticas disponibles para respaldar esa práctica.

"La era del COVID-19 introduce un riesgo que el personal de rescate no enfrentaba anteriormente y los peligros aumentan si la persona es mayor o tiene padecimientos médicos subyacentes como enfermedades cardíacas o pulmonares o diabetes", dijo Edelson. "Nuestras pautas siguen siendo las mismas, dar RCP si la persona está dispuesta y es capaz de hacerlo".

Los transeúntes en lugares públicos deben pesar sus propios factores de riesgo en cuanto a las complicaciones de contraer COVID-19 y el saber que las tasas de supervivencia sin RCP son terribles, agregó Edelson. Pero llamar al 911 es clave, al igual que decidir rápidamente si se debe realizar la RCP.

Los choques eléctricos de desfibriladores automáticos externos, llamados AED por su siglas en inglés, que se utilizan para restaurar el ritmo cardíaco normal del corazón parecen no presentar un riesgo mayor de dispersar el coronavirus por el aire.

"Si hay un AED cerca, úselo", señaló.

Edelson añadió que para los niños se sigue recomendando la RCP tradicional que incluye respiración de rescate además de compresiones de pecho, debido a que ellos generalmente sufren un paro cardíaco como resultado de un evento respiratorio y no del corazón.

Las pautas fueron desarrolladas en colaboración con la Academia Americana de Pediatría, el Colegio Americano de Médicos de Emergencia, la Asociación Americana de Atención Respiratoria, la Sociedad de Anestesiólogos de Atención Crítica y la Sociedad Americana de Anestesiólogos.

Nota del editor: Debido a los eventos en rápida evolución que rodean el coronavirus, los hechos y consejos presentados en esta historia pueden haber cambiado desde su publicación. Visite Heart.org para obtener la información más reciente y consulte con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los funcionarios de salud locales para obtener la orientación más reciente.

Si tiene una pregunta o un comentario sobre este artículo, por favor mande un correo electrónico a editor@heart.org.


American Heart Association News Stories

American Heart Association News covers heart disease, stroke and related health issues. Not all views expressed in American Heart Association News stories reflect the official position of the American Heart Association.

Copyright is owned or held by the American Heart Association, Inc., and all rights are reserved. Permission is granted, at no cost and without need for further request, for individuals, media outlets, and non-commercial education and awareness efforts to link to, quote, excerpt or reprint from these stories in any medium as long as no text is altered and proper attribution is made to American Heart Association News.

Other uses, including educational products or services sold for profit, must comply with the American Heart Association’s Copyright Permission Guidelines. See full terms of use. These stories may not be used to promote or endorse a commercial product or service.

HEALTH CARE DISCLAIMER: This site and its services do not constitute the practice of medical advice, diagnosis or treatment. Always talk to your health care provider for diagnosis and treatment, including your specific medical needs. If you have or suspect that you have a medical problem or condition, please contact a qualified health care professional immediately. If you are in the United States and experiencing a medical emergency, call 911 or call for emergency medical help immediately.